¿Qué es el cold brew: café frio?

Sabemos que hay momentos en que se sienten ansiosos de disfrutar de un buen café, pero lo único que los limita es pensar en el calor que hace ese día, pues la temperatura no nos abre las puertas a querer satisfacer ese gustito. Lo que muchas personas no saben, es que el café da para mucho más y es capaz de cubrir los gustos y necesidades de todos los amantes del café.

Es aquí cuando hacemos mención a este gran ingenio del hombre al tratar de descubrir todavía más las propiedades y hasta dónde puede llegar el uso del café, al crear el Cold Brew, un tipo de café frío.

La proyección del Cold brew

El 2017, es el año en el que se inventa el Cold brew y se decide sacar al mercado en Estados Unidos, aunque con mucha proyección en otros países han abrazado bastante esta gran idea, inclusive cadenas expertas en venta de café de toda índole, muy reconocidas han considerado incluir el Cold brew en su lista de productos.

Hay que resaltar que sólo es hacer la infusión común de café que hacemos todos los días por la mañana y luego enfriarlo de alguna manera, claro no va mucho más allá de eso, es una creación ingeniosa, bien pensada, en donde la infusión se realiza con agua a temperatura ambiente y un café que no sea molido tan finamente.

Cold desde el inicio

Así es, esta es una infusión que se hace al frío. Los granos de café se dejan reposar en agua a temperatura ambiente para que desprenda todo su aroma, su sabor, propiedades durante 15 o hasta 24 horas para lograr el resultado final. Sí, es un proceso muy lento, pero vaya que vale la pena resistir un poco para saborear un buen producto.

Esta una bebida llena de fuerza, tanto por su potente sabor, como en sus nutrientes. El acto de no infusionarlo en agua de temperatura elevada hace proteger todas las propiedades del café, ya que al hacerlo de la forma habitual pueden escaparse con el vapor. Como lo mencionamos anteriormente, se necesita que el grano no esté molido tan finamente, ya que el tiempo es muy largo.

En cuanto a la cantidad de café que debemos incorporarle, es a libre albedrio, ya que en este paso depende totalmente del gusto del consumidor, si se quiere una bebida más suave, o quizá más cargado de sabor y si no logramos decidirnos o para iniciar con el consumo del Cold brew, podemos recomendarles unos 100 gramos de café para un litro de agua a utilizar y a medida en que lo probemos, vamos a encontrar el punto perfecto para cada persona.

Te invitamos a probar el Cold brew como más te guste, pero si quieres una recomendación de cómo podría gustarte es vertiéndolo en un vaso con hielo, un tanto de leche para hacer de esta bebida la favorita de cada verano y como la mejor opción.