Café para ponerte moreno

¿Eres de las personas a las que les gusta ese color bronceado de tienen algunas personas? ¿Algunos artistas? O quizás, ¿Alguno de tus conocidos? Ese color especial de su piel que atrae miradas y que parece un bronceado hermoso de modelo, pues no te quedes atrás, tú también tienes la posibilidad de hacerlo.

Este será un bronceador instantáneo, muy económico, rendidor y aunque no lo crean, todos lo tenemos en casa, como lo es el café. Tal vez esas personas a las que usted le admira su bronceado en la piel utilicen también este método para conseguirlo, pero mantienen el secreto muy reservadito. Aquí no hay secretos, aquí lo importante es enterarse de esos truquitos de belleza muy comunes pero poco conocidos, que te ayuden y te inspiren a intentar muchos más.

Te presentamos la receta y opciones para que un ingrediente como el café te ponga moreno, sin someternos a agentes químicos o procedimientos dañinos para nuestras células.

Tu bronceador natural

Debes realizar un café muy fuerte y espeso, para esto te recomendamos que en una cafetera convencional realices un café que cuente con unos 200 o 300 mililitros de agua y unas seis cucharadas aproximadamente de café.

Hay que lograr que sea una taza de café lo suficientemente concentrada y capaz de pigmentar. Mientras más oscuro, más podrá colorear. Debes dejar enfriar el café antes de empezar a preparar la loción que usarás.

Tomas una loción o crema para cuerpo, que sea blanca y que el olor sea capaz de mezclarse bien con el aroma del café. Viertes en un recipiente unos 200 o 300 mililitros de loción, al igual que la cantidad de agua para el café.

Te recomendamos que la loción sea espesa y firme, porque al incorporarle el café se diluirá y puede quedar con una consistencia favorable todavía. Si la crema en muy líquida, al añadirle el café preparado quedará demasiado aguada.

Mezclas la loción con el café, hasta que quede una mezcla homogénea y de un color marrón claro, aunque eso depende de la reducción y concentración del café que preparaste.

Puedes almacenar la crema en un contenedor que te permita acceder a la loción fácilmente, puede ser el mismo en donde se encontraba la loción anteriormente, sino puede guardarla en un contenedor hermético.

Cuando tengas la loción bronceadora lista, podrás utilizarla sin ningún problema. Puedes aplicártela antes de vestirte, eso sí, deja secar bien para no manchar la ropa. Al colocarte la ropa, puedes agregar un poco más en sitios estratégicos que consideres necesario, como brazos, piernas, pecho, cuello o el sitio que mas quieras resaltar. El bronceador deberá actuar enseguida.

En todo el cuerpo debes usarlo en iguales cantidades, de no ser así tendrás sitios más oscuros que otros. Las manos debes lavártelas rápido, para que no se pigmenten más y se vea irregular.

Esta será tu mejor opción y la más natural para conseguir ese bronceado soñado y que tenga un aspecto agradable y que no se note artificial, con tan sólo un café para ponerte moreno.